Los clones, la ingeniería genética y la dispersión de la ciencia

dolly1.jpgMira que soy científico de mentalidad, todo tiene que ser cuadriculado, por lo tanto la ciencia debería primar sobre buena parte de mis opiniones, pero lo de la clonación y la ingeniería genética me supera un poco.

Con la popularización del tren se tuvierona acaloradas discusiones sobre si viajar a más de 30 Km/h era perjudicial para la salud. A Galileo le condenaron de por vida por decir que la tierra giraba alrededor del sol.

Es evidente que la ciencia avanza y que tenemos que aceptar su avance, más aún, aplaudirlo y fomentarlo. Pero algo diferente es trabajar con la esencia misma de los seres vivos, con el ADN.

Además parece que eso de la ingeniería genética va un pelín más allá de lo que nosotros sabemos, la entrañable Dolly, identicamente genética a otra oveja tuvo una vida infeliz, desarrolló artritis en las articulaciones y envejecimiento prematuro en general. Parece que además del ADN hay que aprender a poner a cero un par o tres de contadores que ahora no controlamos en las membranas celulares (si mal no entendí en su momento).

Las últimas noticias es que los clones siguen sin tener una esperanza de vida, tanto en calidad como en longevidad, igual a la de sus hermanos gemelos.

También tiene su misterio lo del maiz transgénico, trementamente resistente a las plagas e inclemencias pero estéril de manera que para seguir cosechando con él hay que seguir comprando a Monsanto, es decir que el bolsillo de esta última también es tremendamente resistente a las inclemencias.

Un dilema interesante en cambio es el hecho de que el H5N1 (virus de la gripe aviar) mute para ser transmisible a/en los humanos es una cuestión de tiempo, por lo que no sabría decir si más vale dejarlo tranquilito y que la madre naturaleza lo haga mutar con sus ritmos habituales de siglos o milenios, o si vale la pena trabajar sobre él con ingeniería genética para desarrollar el tratamiento que nos proteja preventivamente contra la mutación.

Finalmente algo que lo complica todo es la dispersión de la capacidad científica, un laboratorio americano distribuyó no recuerdo qué cepa de qué enfermedad entre laboratorios de todo el mundo para realizar una investigación, subitamente se dió cuenta de que la cepa era la equivocada y había enviado una tremendamente peligrosa. A toda prisa reclamó las muestras, de alrededor de 300 lograron recuperar todas menos 5, justamente las que habían enviado a países más conflictivos.

Por lo tanto, ¿nos adelantamos al aprobar ahora el consumo de derivados del clones?¿No deberían seguir los trabajos de laboratorio hasta haber conseguido éxitos más robustos?¿Tendríamos que mantener su estudio de manera más controlada para evitar sustos?

Por otro lado ¿Tenemos alguna posibilidad de controlar su avance?¿No estaremos en una carrera de los buenos contra los malos para ver quién obtiene el know How tecnológico para contrarrestar los riesgos del avance del otro?¿Quienes son los buenos?¿Quienes son los malos?

add to del.icio.us
add meneame add to technorati Add to Technorati Favorites
Anuncios

2 comentarios

  1. […] clones, la ingeniería genética y la dispersión de la ciencia Los clones, la ingeniería genética y la dispersión de la ciencia Publicado el Enero 17, 2008 por Gonzalo […]

  2. […] Los clones, la ingeniería genética y la dispersión de la ciencia […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: