Las nuevas vacaciones y los nuevos rodriguez

Rodriguez: dícese del especimen patrio que teniendo a la parienta en el pueblo cuidando a los crios, sobrevive en la gran ciudad, soñando en cosas inconfesables mientras lava a mano la ropa interior para mañana.

Las vacaciones, que ya terminan o han terminado para muchos, han cambiado significativamente de formato. Las dos piezas de la pareja trabajan y tienen que hacer encaje de bolillos para compaginar los tres meses de asueto de los niños con las tres semanas (hay que reservar algo para navidades) de los padres. La práctica que observo por ahí es que, finalmente la pareja termina coincidiendo pocos días para maximizar el tiempo de cobertura de vacaciones de hijos.

Los Rodriguez y las Rodriguez por lo tanto se han institucionalizado, si cabe, todavía más, EL viaje o LA semana en la playa terminan siendo el momento cumbre del periodo estival.

Espero que os haya ido bien.

Hoy… no me voy de vacaciones

Los primeros 100 días del Gobierno… ¿Se han ganado las vacaciones?

Anuncios