Haití, Grecia, Iraq

Doy por supuesto que la mayoría de los españoles está orgulloso con nuestra colaboración con Haití. Nuestra aportación económica (la privada) lo demuestra. También debemos estar orgullosos de nuestros equipos de bomberos y cuerpos de seguridad que enviamos y que ayudan a salvar vidas. Sobre estos quiero reflexionar.

Enviar expertos en gestión de catástrofes tiene muchísimo sentido por dos razones. primera, en caso de que una de estas catástrofes ocurra en España tendremos personal entrenado en situaciones reales; segunda, ningún país podría soportar tener ocioso el grupo necesario por si pasa algo, en cambio si muchos países tienen pequeños grupos, la suma de todos ellos puede colaborar en diferentes partes del mundo combinándose en un equipo suficientemente importante como para acometer grandes desastres (especialmente si se coordinaran bien).

La ayuda a Grecia debería ser un caso similar. La Unión Europea debería poder tener recursos suficientes entre todos como para sacar del apuro a uno de sus miembros… aunque con ello le toque arrimar el hombro a España que está pasando apuros económicos de mucho calado pero, si quieres que te ayuden tienes que ayudar también aún en momentos inoportunos.

El tercero y mucho, mucho más polémico de los temas es nuestra colaboración en la guerra de Iraq. Los que leéis el blog sabréis que estuve en contra de que España se involucrara, pero el esquema es el mismo. Muchos países, especialmente los europeos han renunciado a tener un ejercito propio de las dimensiones suficientes como para acometer una guerra por su cuenta en beneficio de colaborar en la OTAN. Aportas tu trocito a la OTAN y ella te ayuda en caso de que te encuentres en un apuro.

Este esquema tiene un beneficio fundamental, en el caso de los recursos militares. Ninguno de los países europeos tiene recursos suficientes como para emprender un enfrentamiento serio con otro cercano, lo que nos ha llevado al periodo más largo de paz de la historia entre nosotros y la mayor fuerza de ataque contra un enemigo que quiera actuar contra uno de ellos por separado.

El problemilla es cuando tienes que echar una mano en una guerra con la que no estás de acuerdo. Como en Iraq.

La guerra nuclear, de religión o de poder

¿Qué se nos ha perdido en Afganistán? En Somalia, un barco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: