Los héroes de Fukushima y sus famílias

Hace unos días salía un artículo en el que un familiar de uno de los Héroes de Fukushima decía que no entendía porqué su hijo estaba allí. Era operario de la central pero para tareas de obrero de baja cualificación. En cuanto “la cosa” se agravó recibió una llamada de uno de sus jefes, se levantó, abrazó a su familia y fue a ayudar en las labores de contención de la radiación. Toda la familia intentó disuadirle.

Cada persona elige  su propio nivel de compromiso y responsabilidad con sus compatriotas, compañeros o con su trabajo. Parece que eso no es genéticamente hereditario, no me malinterpreteis, yo no habría ido.

La familia reprochaba que solamente era un obrero y culpaba a la empresa o al gobierno de pedirle que colaborara. Desde mi punto de vista cualquier persona que hubiera pisado antes la central nuclear está más capacitada para ayudar que alguien que es totalmente ajeno a ella. Aunque solamente sea porque sabe hacia dónde hay que empezar a correr en caso de que vayan mal dadas. Pero esto no es razón para forzar a nadie a que se exponga a la radiactividad ni para asumir ese riesgo.

Al final es una situación extrema de principios y valores en la que alguien antepone el bien común al propio.

¿Valoramos suficientemente los valores?

Iglesia, Estado, Cultura y Costumbres