¿Qué se nos ha perdido en Afganistán? En Somalia, un barco

AlakranaLlevamos ya tiempo en Afganistán (con nuestras tropas) en una misión de paz, que de hecho es de guerra. Para los que crean en misiones de paz, que se olviden, siempre que se va a un país extranjero armado con armamento pesado se va en misión de guerra. A veces para crearla, a veces para terminarla, pero de guerra.

Afganistán me queda como muy lejos, tengo la suerte de no consumir opiaceos (no heroína ni cosas así) por lo tanto el principal producto de ese país me trae sin cuidado. Eso de que Afganistán era un reducto talibán… todavía me tienen que demostrar que los talibanes son más débiles gracias a las acciones en ese país, especialmente por nuestras acciones.

En Somalia tenemos un barco español secuestrado, con marinos españoles a expensas de los piratas. Yo como el atún de esos barcos y los empleados de la empresa propietaria compra los productos de la empresa para la que yo  trabajo y que me paga el sueldo. En menos de “six degrees of separation” estoy convenccido que me relaciono con alguno de los secuestrados, visto que trabajé en una empresa gallega.

Apoyar nuestra pesca con efectivos militares difícilmente se puede considerar una subvención o una ventaja anticompetitiva. Hacerlo en los propios barcos privados quizá sea la manera más eficiente de encontrarse  con los piratas, estarán encima del botín . Una fragata de la marina danzando por el vasto oceano no es una manera muy  eficiente de encontrarse con los malos.

Parece que nuestro ejército no está para defender  los intereses privados sino los intereses de la patria. Vaya que como en la época medieval el ejercito está para defender los intereses del señor pero no de los vasallos, defiende los intereses del primero sobre los de los últimos y sobre los de otros señores como él.

Pero resulta que la patria somos los vasallos en una democracia, cada día más los intereses de la patria son los económicos y estos los de la iniciativa privada. No existe un interés público sin uno privado. España, si no recuerdo mal, tiene la segunda o tercera flota pesquera más importante del mundo y por lo tanto este sector económico es estratégico para nuestro país.

España somos los españoles.