Japón, Fukushima y la radiactividad que nos llegará

Título trampa (trampilla). No creo que la radiactividad nos llegue. Pero quizá si que nos llegue el efecto de de la misma.

¿Qué decisiones tomaremos el resto de países respecto a las centrales nucleares? ¿Cuanto afectará esto a largo plazo a nuestras economías?

Mi impresión por las últimas lecturas es que cada vez se nos hace más escasos los insumos básicos, el agua, los cereales y la energía y menos la riqueza.

Al final nuestra economía desarrollada basada en los servicios accesorios (p.e. el Iphone o google) genera una enorme cantidad de riqueza… perdiendo la perspectiva de que china está comprando grandes extensiones de África para plantar cereales y soja y así dar de comer a sus habitantes.

¿Tiene sentido construir centrales nucleares en el “Anillo de Fuego”? Supongo que si lo han hecho has sido con la soberbia de pensar que los hombres podemos predecir lo más devastador que puede hacer la naturaleza y suponer que sabemos como protegernos de ello.

El terremoto+tsunami de Japón era muy probable aunque no muy frecuente, la vez anterior que ocurrió algo así fue dentro de los últimos 100 años. ¿Tenemos derecho a desarrollar una tecnología que puede poner en peligro de millones de personas… cada 100 años?¿pueden los test de resistencia que se van a hacer en todo el mundo predecir el peor de los escenarios?

Si la conclusión es que no y finalmente ordenada o desordenadamente tenemos que prescindir de la energía nuclear eso se va a notar, mucho, en todo el mundo civilizado y de carambola en el no civilizado.

La radiactividad que nos llegará con el tsunami de la economía puede tener más fuerza que el provocado pro la tierra y el agua.

¿Agotamos los recursos de La Tierra?

Las energías del gobierno renovadas… o renovables

La parte más dura del CO2

Anuncios

Ahorrad, ahorrad malditos

ahorroLa semana pasada leí el primer artículo que me creí de qómo se va a salir de la crisis. Era en el Economist. Sobre una conferencia de un premio Nobel de la London Business School.

Por resumir, decía que la manera tradicional de salir de una crisis es exportando (devaluando moneda y exportando por coj…), pero como no hay a dónde exportar, porque todo el mundo está igual, pues eso no puede ser.

La otra solución es aumentando el consumo, decía él. Pero para aumentar el consumo los individuos deben ahorrar y cuando tengan ahorros, gastárselos. En la medida en la que tengan sensación de mucha crisis querrán hacer su colchoncito antes de empezar a gastar, es decir, ahorrar más.

Si tenemos en cuenta que, por ejemplo en España, hay un 9% más de parados, estos van a tener difícil lo de ahorrar. Si además las empresas van peor generarán menos incentivos (comerciales por ejemplo, no me refiero a altos directivos), menos beneficios para repartir; los pequeños empresarios y autónomos tendrán menos para llevarse a la “butxaca”. Lo vamos a tener difícil para ahorrar.

Además para muchas familias el vaso está en negativo con la hipoteca de algo que no vale el precio que pagaron. Muchas otras vivían del crédito de los bancos, la letra del coche, la del viaje de vacaciones,… ven como su renta disponible se reduce drásticamente.

Finalmente hay otros que también están ahorrativos… y esos son los bancos, el otro día en El Mundo en papel salía un ranking de la solvencia de todas las Cajas españolas, dos tercios estaban por debajo del 7% y casi un tercio del 5%.

Entre que los que se presentan para pedir un crédito tienen más riesgo que Florentino y que tienen que lograr mejorar sus cuentas, eso de los créditos, ni en pintura.

El ejemplo que he utilizado es España, pero aplica a Alemania, Japón, USA. ¿Serán los BRICs los que nos slvarán?

En todo caso, si tenemos que esperar en que se reupere el ahorro de los países civilizados me parece que las estimaciones de recuperación para el año que viene son cuanto menos optimistas.

Dios no lo quiera pero, ¿podría darse una economía “languideciente” en los países desarrollados? Decrecimiento=>más paro y deflación=>más decrecimiento.

Si tenemos que esperar a que los BRICs nos rescaten, sin lugar a dudas ese es el escenario, hasta que ellos sean los ricos y nosotros los pobres.

La guerra del petróleo, el arroz, las muñecas, la inversión o la gripe

8 euros, algo tiene que cambiar

Alaska y la crisis