La privacidad, los bebés a la carta y la identificación móvil

Genética

Genética

Los lectores habituales de este blog sabéis ya que estoy empezando a desarrollar una mania persecutoria con respecto al control excesivo de las autoridades con respecto a los ciudadanos.

Otra de las manías persecutorias es la de las limitaciones éticas de la manipulación genética. Más por construir algo malo que por destruir algo sagrado.

Y la tercera y más rocambolesca es el control de los ciudadanos por parte de las autoridades a través de controles genéticos.

Me gusta y me da morbillo ir recopilando noticias y dejar la imaginación volar.

En los últimos días han aparecido noticias que reflejan los avances en estos aspectos, todavía no de forma convergente, pero sí de rápidos adelantos en cada uno de los temas.

The Pirate Bay

The Pirate Bay

Parece que los derechos de autor y la persecución de los intercambios P2P va a tener que llegar a una solución global en poco tiempo. Los caminos son enrevesados y en muchos casos contradictorios. El juicio a The Pirate Bay, contrasta con la impopularidad de la RIAA y de la posición de las compañías discográficas con respecto a ella.

Para más INRI no solamente se quieren controlar nuestros intercambios de archivo sino también todas nuestras comunicaciones. Las tarjetas prepago van a dejar de ser anónimas, todo teléfono estará vinculado a un DNI o NIF y las operadoras deberán guardar dos años de comunicaciones. Y sino, el ministerio del interior te cortará la línea.

Con respecto a la ingeniería genética, el comentario de hoy no viene vinculado a los gobiernos, pero sí a un uso cuanto menos dudoso de la misma. Según viene en El Mundo de hoy (y extractado en su web) el 40% de los hospitales que practican fecundación in vitro en USA tiene los medios para escojer el sexo del hijo. Y ya hay una empresa que empieza a comercializar la selección genética con fines “estéticos” es decir no médicos.

Ya no falta nada para que el gobierno nos desactive las neuronas si le copiamos los genes a un actor de cine porque lo había patentado la nueva productora de Bill Gates.

A propósito de manías, no soy el único de me fijo...

¿Es bueno que nos tengan controlados?

Quién le pondrá límite a la ingeniería genética

De la genética a los bichitos de diseño

¿Nos controlarán a través del ADN?

Parece ser que ya somos capaces de identificar los genes que provocan la esquizofrenia. Poco a poco vamos adelantando en la predisposición genética a las enfermedades.

En línea con el post de hace unos días, en el que disertaba sobre la capacidad de los buenos y de los malos de controlarnos, en los temas genéticos también tenemos riesgos similares. Cuando se empezó a hablar de “predisposición genética” ya se editaron algunos artículos en los que se debetía sobre el tipo de decisiones que se podrían tomar para bien y para mal con esa información.

Es evidente que hay ciertas enfermedades que es mejor tratar o prevenir antes de que se desencadenen. No soy un experto, pero la diabetes, tengo entendido, que se puede desencadenar asociado a problemas de obesidad, en el caso de tener esa predisposición, se le podría advertir al paciente de tal riesgo y tomar medidas antes de que suceda.

Por otro lado, en el extremo nos podrían pedir un perfil genético adjuntado al curriculum, para ver la tendencia a ser drogadicto o esquizofrénico. El problema es que es una tendencia y no una certeza, por lo que nos tratarían de proscritos sin haber “hecho nada malo”.

Podemos pensar que esta es una película que me estoy montando, pero sorprende que estos días se han comentado cosas como que, según los directivos, los menores de 26 años, la llamada Generación Y son los menos productivos mientras que los de la generación anterior somo unos matados trabajando. Con lo cual de un plumazo estamos estigmatizando a toda una generación.

Otro ejemplo, más científico es el esfuerzo por entender porqué existen problemas en el desarrollo de los “niños probeta”. Parece que son los propios padres y las razones para acudir a este tratamiento de fertilización los causantes y no el método de reproducción lo que correlaciona con los problemas.

Como vemos estamos obsesionados con encontrar las causas del superhombre o del infrahombre. Estoy convencido que, como cualquier tecnología avanzada, al menos para entrar en la CIA terminarán haciendo análisis genéticos. A partir de ahí,

¿Quién iba a decir que soy un forofo del desarrollo científico?

¿Es bueno que nos tengan controlados?

La eutanasia, el aborto, la adopción por homosexuales, la energía nuclear… en la política

Quién le pondrá límite a la ingeniería genética

Genética: del presente del pasado al presente del futuro

De la genética a los bichitos de diseño

Los clones, la ingeniería genética y la dispersión de la ciencia

Losantos culpable ¡Bien por el juez!

Supongo que ya sabréis que soy más bien de centro derecha que otra cosa. Pero no aguanto a Losantos, lo mismo que no aguanto el Salsa Rosa. No me gustan los insultos. No me gusta la gente que teniendo a mano una tribuna la utiliza para enfrentar a las personas. Me gusta la libertad de expresión pero no me gusta que la gente diga “lo que le da la gana” y la diferencia entre las dos está más en la forma que en el fondo. Me gusta enfrentar ideas, no personas. No me gusta el insulto.

PD: Según Gabilindo en Vicent Vercher, a Losantos le costará sacar conclusiones debido a su ego.

De lo que debes saber a lo que quieres que te cuenten

Notición, Telecinco se carga “aquí hay tomate”

Los límites de la privacidad: de Telma Ortiz a Enrique Dans

Chikilicuatre, viralidad y democracia responsable

Chikilicuatre hoy ha perdido las gafas en el escenario. Como cómico tiene talento, como cantante es patético, mejor dicho, se esfuerza por ser patético.

Chikilicuatre es la mezcla de 3 efectos perversos o geniales según se mire. La situación actual de la televisión, en la que vale todo con tal de conseguir audiencia; las posibilidades virales de internet; y la falta de experiencia, reglas del juego implícitas y explícitas de la democracia virtual.

Entre los usos que damos a internet está el de dejar sacar a pasear nuestro pequeño demonio interior, en algún caso se trata solamente de hacer un comentario salido de tono en un foro, en otros casos acceder a algunas fotos que en el kiosko sólo miraríamos de reojo. En otros casos los límites se sobrepasan y se ejecutan acciones ilegales por personas que no las habrían emprendido de no tener este medio a su alcance.

Uno de los peligros más inesperados es el de sacar nuestro pequeño demonio de manera colectiva. Es evidente que votar a Chikilicuatre para que nos represente en Eurovisión fue una manera de dar un voto de castigo a un concurso que poca gente en España se toma en serio. Fue un voto al concurso, no al cantante. Esto se combina con que España no está obligada a jugarse el pase en las semifinales, lo cual empeora las cosas.

En el futuro el poder de los votos virtuales probablemente irá en aumento. O los votantes nos proponemos unas reglas de juego, o aprendemos a interpretarlos, o la progresiva formalización de la red reducirá el anonimato y dejaremos de poder sacar a pasear nuestro pequeño demonio.

El tongo de Masiel en Eurovisión… y el Chiki Chiki

¡El Chiki-chiki a Eurovisión!, lección para las elecciones

Los límites de la privacidad: de Telma Ortiz a Enrique Dans

Telma Ortiz probablemente se precipitó a la hora de pedir acciones preventivas al juez para que los medios de comunicación le dejaran en paz, de hecho le ha salido el tiro por la culata porque va a tener que pagar las costas del juicio y como había demandado a varias decenas de medios la cosa no es barata.

Parece ser que la excusa de la Jueza para no decretar acción alguna es:

sin hacer referencia” al parentesco de Telma Ortiz con su hermana Letizia, princesa de Asturias, señala que es “evidente” la “inviabilidad jurídica” de su solicitud por considerar que la demandante sí tiene la proyección pública que negaba. “Se interesa la condición de proyección de particular sin proyección pública, cuando a renglón seguido se admite y reconoce que participan (Ortiz y Martín-Llop) de hechos y actos que sí la tienen”

Es decir que si tienes la suerte de que te inviten a una boda real corres el riesgo de sufrir el acoso de la prensa del corazón.

En la Opini-hoy quiero hacer un paralelismo entre el entorno físico y el virtual. El Blog de Enrique Dans está en la mayoría de rankings españoles entre los cinco más leídos, es un blog escrito por una única persona que tiene 30.000 personas suscritas al RSS y cientos de miles de páginas vistas todos los días, además comparte sus actividades diarias a través de Twitter (Enrique, lo siento, eres el mejor ejemplo para el post de hoy). Además es un excelente conferenciante.

Con esto quiero resaltar que es muy fácil medir el interés mediático de un blogger y, en este caso, muchos medios de comunicación podrían considerar que su vida privada es de “interés general”. ¡Hombre, pero es que telma Ortiz es más guapa! sin lugar a dudas, pero Enrique tiene más “impactos” a lo largo del mes que ella.

Desde mi punto de vista los dos deben poder pasear por la calle sin miedo a que un fotógrafo les saque en las revistas. No tanto porque lo diga un juez, sino porque lo excepcional es ser catalogado de “interés general”, es decir, quién tiene que admitir su aparición en las revistas sin su propio consentimiento.

De lo que debes saber a lo que quieres que te cuenten

Notición, Telecinco se carga “aquí hay tomate”

Etiquetas: del SiliconaFree al ManipulaciónFree

La portada de El Jueves y la monarquía

add to del.icio.us add meneame add to technorati Add to Technorati Favorites

Twingly
Icerocket